Datos personales

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Amo la actuación y me encanta fotografiar.

29 jun. 2009

Soñar no cuesta nada.

La imaginación: La creación y la supervivencia requieren de esta facultad exclusiva del ser humano. Pero cuando se desboca puede ser peligrosa.

Pregunta.
Tener mucha imaginación..
¿Es algo bueno o malo para nuestra mente?
A veces veo que las personas con mucha
imaginación son positivas y creadoras
y otras, en cambio, sufren y se enferman.


El cerebro es un órgano maravilloso que nos permite conservar las experiencias vividas y facilitar su reiteración, pero si su actividad sólo se limitara a eso, el hombre seria incapaz de adaptarse a cualquier cambio en el medio ambiente ya que solo dispondría de recuerdos. Por lo tanto, junto a la mente, el cerebro posee otra función no menos importante: la imaginación.Es ésta una poderosa actividad creadora que le permite modificar su presente y proyectarse hacía el futuro. Sin imaginación no hay creación, lo que transforma la imaginación, no solo en la actividad secundaria mas fecundada, sino también en la mas noble, ya que es la que permite anticipar el conocimiento. Gracias a ella se pueden vislumbrar posibilidades diferentes a las del presente e intentar diseñar un futuro distinto. Esta capacidad de pensar el futuro y hacer proyectos es lo que distingue al ser humano de sus primos del reino animal, quienes ni siquiera sospechan de su existencia.

Solo se puede pensar en el futuro con la imaginación. La mayoría de los grandes logros alcanzados por el hombre fueron posibles porque antes fueron imaginados; estos fueron concebidos por sus mentes antes de que ocurrieran. Es decir que, y esto vale para todos, antes de crear y concretar cualquier proyecto, se lo debe imaginar como posible.
Sin embargo, la imaginación puede resultar peligrosa si no viene acompañada de un juicio sano, que permita diferenciar lo racional de lo irracional; de otro modo los pensamientos absurdos se verían como posibles.
La imaginación puede enriquecer una vida sana y mejorarla a futuro, pero también deteriorarla o arruinarla. Sin el contra poder de la razón, solo aportaría falsas ilusiones o perspectivas de futuro erróneas o trágicas.
Sin la razón se altera, tanto por cuestiones emocionales como por problemas químicos, puede desajustar el mecanismo de la imaginación, creando anticipadas películas de miedo, terror, de pesimismo o de futuros nefastos sin salida. En otras palabras, los celos o la desconfianza son los combustibles finales que alimentan la imaginación, pueden llegar a producir niveles de sufrimiento insoportable.
En consecuencia, una imaginación sana puede perder su cualidad de mecanismo para mejorar el futuro, y trasformarse en una suerte de padecer anticipado, donde lo que se viene se percibe como difícil de soportar.
Tampoco hay que olvidar que todos somos influenciables, y que por diversos intereses, algunos agentes sociales pueden inducirnos el miedo al futuro con datos falsos, estadísticas distorsionadas, rumores sin confirmar o profecías paralizantes.
Es lo que se llama estrés por imaginación sobre estimulada. El cerebro puede confundirse, a pesar de su notable perfección, y no diferenciar bien si esta percibiendo la realidad o si es espectador de una fantasía inducida por terceros. Eso si: reacciona de la misma manera, segregando sustancias química y hormonas toxicas que pueden terminar enfermando a muchos


Texto sacado de la revista viva.

1 comentario:

Natilù dijo...

Sisi, ya se
No es la primera vez que me corto el pelo asi de drastcamente.

Como me gusto tu blog!